Loading...
Interés GeneralTendencias

Pensamiento de Diseño o Design Thinking… ¿Qué es y con qué se come?

Si haz escuchado sobre Design Thinking o pensamiento de diseño tanto como nosotros… te estarás preguntando de qué se trata esta NUEVA tendencia…. Y pues bueno, de nueva no tiene mucho. Lo que es novedoso es cómo se ha ido haciendo más popular en industrias que no siempre tienen la costumbre de «nombrar» de manera chévere su metodología de diseño e innovación.

Esta metodología, originaria de la industria del diseño industrial y en uso por la empresa IDEO desde los años 70, tiene como embajador aun hoy a Tim Brown. Lo interesante es que ya no solo se aplica al diseño de productos, sino de servicios y de experiencias de usuario. Sí, así como lo ves: Como todo buen diseño de pensamiento creativo… tiene su base en una estructura sólida que permite enfocar en un resultado ascertivo toda la creatividad de los grandes genios de la innovación.

El Pensamiento de Diseño se sustenta en 5 micro procesos que son las columnas del mismo:

  • Empatizar – Uff que palabrita tan abarcante. Esto se refiere a que toda innovación debe tener su raíz en «enamorar» a un cliente, usuario, comunidad, audiencia… Sí así es. Hay que conocer a profundidad a nuestros clientes actuales… a nuestros prospectos (que no es lo mismo) incluso a los influenciadores de las compras o adquisiciones. Debemos conocer los «delights» reales y esperados (los puntos positivos)  y los «pains» o dolores (reales o asumidos) de la experiencia… tanto del proceso de compra como de usuario… En fin… Involucrarnos en un proceso de búsqueda de inspiración útil. Hmmmm…. Ya ví que de aquí puede salir otro post completo.
  • Definir – Esta parte no es tan fácil como suena. Es el arte y la disciplina combinada de elegir y mantenernos con esa elección, de construir un marco de referencias que contenga: las cosas que los clientes apreciarían… junto con las cosas que estamos en capacidad de dar o hacer de manera excepcional, y, que a la vez, nos dejen ser rentables (a menos que seamos una ONG). Esto quiere decir tomar decisiones estratégicas que nos permitan filtrar cada idea sin apasionamientos.
  • Idear – Aquí es donde comienza la magia… Toda las ideas se rebotan sobre el marco de referencia. Y las que pasen los filtros se ganan el derecho de seguir en la carrera.
  • Crear Prototipo – Aquí los «hacedores» ganan. Pues con su lista clara de «Do’s & Dont’s» (Qué sí hacer y qué no hacer) pueden ser altamente eficientes en desarrollar prototipos que son apreciados por los usuarios, la empresa tienen la capacidad de desarrollar y además la gerencia de la empresa está feliz de apoyar su desarrollo y promoción y no devolverán después de haber avanzado tanto en el proceso.
  • Probar – Ese proceso iterativo de presentar a parte de ese publico las ideas, prototipos de productos o servicios…. o diseños e integrar la retroalimentación a la propuesta final.
  • Implementar – Que no es sólo salir y ponerlo en el anaquel o en el site. Es comunicarlo de una manera relevante… Contextualizar la presentación de esta propuesta para que la misma sea recibida con el mismo cariño y cuidado con el que fue desarrollada. Y que gane, no solo en la mente, sino en el corazón de nuestros clientes; porque es la respuesta a una necesidad real que ellos mismos compartieron y que fue diseñada con ellos en mente; y desarrollada con sumo cuidado asegurando su sostenibilidad.

Te preguntarás ¿cómo puedo comenzar a implementar Design Thinking en mi empresa o proyecto?

Y la respuesta es que no importa si tu empresa vende jugos, carros, software ERP, edificios o lápices de colores los pasos son los mismos:

  • Comienza a escuchar a tus clientes y prospectos. Abre las líneas de comunicación interactivas que permitan recibir esas necesidades.
    • Investigaciones de Mercado
    • Focus Groups
    • Buzones de Sugerencias
    • Las redes sociales incluso son algunos de los canales a través de los cuáles puedes iniciar un procesos estructurado de empatizar con tu audiencia.
    • Luego, no te quedes con esa información. Úsala.
    • Analízala con tu equipo. coméntala, pondérala.
    • Luego fíltrala.
      • ¿Cuál entiendes que agrega mayor valor?
      • ¿Cuál es factible para ti ofrecer o desarrollar y a la vez está alineada con tus valores y los atributos estratégicos de tu negocio.
  • En fin, motiva a tu equipo a desarrollar propuestas que «peguen» con estos criterios y deja la magia hacer su trabajo.

Te aseguro que muchas cosas serán posibles y otras no, pero sobre todo desarrollarás en tu equipo la dinámica de pensar, explorar ideas, innovar y analizar de manera constructiva la factibilidad de cada propuesta. De ahí saldrán alternativas de innovación para hacerlas ya…. y habrá muchas que vendrán más adelante. Pero te quedarás con una tubería llena de buenas ideas. ¡Te lo aseguro!

Así que aprovecha esta nueva tendencia…. basada en viejas verdades y móntate en la ola del Design Thinking… Hay verdades que no son temporales. Esta parece ser una de ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *